El vacío interior

El vacío interior. La insatisfacción constante. La plenitud.

El vacío interior. La insatisfacción constante. La plenitud.

El sufrimiento es fruto del vacío aparente que genera la desconexión con el estado de unidad. Aquel estado en el que sabes que todo está donde debe estar y todo es como tiene que ser, que eres un ser completo tal como eres, pleno y en paz. Cuando perdemos este estado se genera un impulso de búsqueda de algo que nos parece que nos acerca a ese estado perdido. Ese impulso, ese deseo nos mueve hasta conseguir lo deseado. Pero obviamente la consecución de lo logrado no nos llena de verdad, y surge el rechazo de lo logrado para poder desear de nuevo y poder volver a sentir ese instante de falsa plenitud en la consecución del deseo. Cuando mi pareja o mi trabajo o el gadget de turno tapan ese vacío que siento, cuando siento: “¡Oh qué bien!” en abrazo del otro, o en la cuenta bancaria rebosante, o al tener la nueva tablet en mis manos, estoy creyéndome falsamente que aquello que siento es plenitud. Pero la desconexión real con la plenitud sigue ahí, así que vuelvo a iniciar el proceso con otra cosa, puesto que el vacío aparente sigue ahí, y me digo inconscientemente: esta vez si que esto llenara mi alma… Pero sucede de nuevo. Deseamos el cariño de una pareja locamente (para tapar el aparente vacío) y cuando estamos en la relación la rechazamos igual de locamente. ¿Para qué? Para poder volver a buscarla, para volver a tener la opción de desear y obtener falsamente ese minuto de “plenitud”. Es un juego loco. Un juego de insatisfacción constante y huida del presente. En realidad la Plenitud está siempre aquí, en cualquier situación, con cualquier persona, en cualquier sitio. La Plenitud está aquí y ahora. La Plenitud real está justo en el mecanismo opuesto al que hacemos. Nos invito a abrazar desde el corazón todo aquello que rechazamos y que nos impulsa a seguir buscando el mundo ideal. ¡A por ello! :-***

Publicado en El Efecto Espejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *