La Aceptación

la aceptación el efecto espejo

la aceptación el efecto espejo

La mujer de Juan le critica siempre que no hace nada, que está siempre en el sofá sin ayudar en nada, y que siempre que le pide algo lo hace 2 días después. Ella le dice constantemente que no se da cuenta que ella hace la comida, limpia, ducha a los niños, los pone en la cama, compra y además trabaja, y que ella también está cansada cuando llega a casa. Ella le etiqueta de pasota, que va a su olla y que es un egoísta porque no piensa en ella. Ella ve egoísmo. Aquí viene la pregunta clave. ¿Qué ve ella de sí misma en Juan? Puede ver 2 cosas: o que ella és egoísta o todo lo contrario, que ella no se permite pensar en sí misma. Entendiendo esto, si quisiéramos “sanar” el patrón, la invitación no es (o si, cada uno decide ;-)) a hacer lo mismo que el otro para poder “integrar” aquella parte pasota de nosotros que no aceptamos. ¿Qué pasaría con los niños? ¿Vamos a ir sucios? Cuando comemos?

Ver esto nos invita a Amar esa cualidad que vemos en el otro. A Abrazarla y recuperarla en nosotros. A darnos cuenta que eso que rechazamos no es “malo”. Lo hacemos “malo” porqué nosotros no podemos aceptarlo. Ver esto nos invita a dar un salto al vacío y vivir aquellas situaciones de otra manera. Quizás sigamos haciéndolas, o quizás no, pero desde luego no vamos a sufrirlas. Ver esto nos invita a ser nosotros mismos, no nuestro personaje que quiere definirse como una persona superresponsable frente al otro que es superirresponsable, creando así una división ilusoria. Amar y Abrazar esa cualidad que rechazamos nos libera. Nos permite poder ver al otro sin reaccionar al “el” (a nuestro espejo) y poder ver que allí hay algo para mí.

Si en vez de reaccionar a Juan entiendo que me estoy viendo en él, y que eso a lo que reacciono es a mí mismo, me da un espacio no reactivo en el que respirar, observar, estar, Sentir y actuar desde otro sitio muy distinto. Me responsabilizo de lo que siento, de lo que soy, y tomo las riendas de mi vida y de mis acciones.

Publicado en El Efecto Espejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *